Cristina, la primera en apuntarse al concurso

Cris_retrato_rebrota_malasana_rojomenta

Cristina, calle La Palma

Cuando caminas por la calle de la Palma, la cascada de hojas en forma de bolitas de la planta crasa llamada Rosario te obliga a subir la vista y reparar en el balcón de Cristina. En seguida te fijas en una exótica máscara colocada en el marco de la puerta y un móvil rojo que pone más color y movimiento.

Cristina nos recibe entre sonrisas y nervios por enseñarnos su balcón. Su energía es contagiosa y nos sumamos fácilmente a su euforia por las flores que le han salido a la tomatera que se llevó de uno de los talleres de Rebrota Malasaña. Le pedimos que nos explique la historia de su balcón, y así sabemos que lleva en esa casa 4 años. Una casa y un barrio que Cristina nos asegura ya sabía que le iban a hacer feliz. Se enamoró de la casa, y cuando entró a vivir, su hogar ya estaba habitado por dos macetas moribundas que ella se ha encargado de ir recuperando. Las mascaras que cuelga junto a su ventana son de Sri Lanka y Kenia, así que es fácil imaginarse que las conchas que abundan en su balcón también pueden proceder de viajes igual de lejanos.

Cuando le preguntamos que supone para ella su único balcón, Cristina nos afirma que le da la vida. Asegura que trabajando en la calle Castellana, viviendo en un barrio con tan poca zona verde y teniendo en frente una fachada desnuda de vida, todos sus sentidos absorben el gris del cemento a lo largo del día. Pero ya por la tarde en casa, su balcón es su espacio de verde y vida, del que disfruta hasta en verano tomando una caña con alguien con dos taburetes, eso sí, rodilla con rodilla. Y mientras medimos que toda esta vida sale de 0,4 m2, nos dice que eligió Malasaña por ser un barrio creativo, diverso, inspirador y que le hace soñar. Como si se tuviera que justificar por ello, Cristina nos dice que es así, soñadora. Y con esta nueva visión de barrio, nos bajamos a sus calles convencidas de esa posibilidad de soñar, no sin antes desearle mucha suerte para el concurso de balcones de Rebrota Malasaña.

Cristina, Calle de la Palma. Profesora de inglés.

Un pensamiento en “Cristina, la primera en apuntarse al concurso

  1. Pingback: Lo que cuentan las macetas | Rebrota Malasaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s